Hoy en día, prácticamente desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir, estamos rodeados de anuncios comerciales, ya sea en la televisión, en los periódicos, navegando por Internet o incluso en las redes sociales.

Al igual que el marketing, la publicidad es una herramienta fundamental para crear y mejorar la relación de tu marca o producto con tus clientes potenciales. Por lo tanto, si tu objetivo es vender, marketing y publicidad siempre deberán ir de la mano.

El objetivo de una campaña publicitaria es dar a conocer el producto o servicio que buscas ofrecer al resto del mundo. Esto se consigue a través de anuncios distintos pero relacionados, los cuales aparecen en uno o varios medios de comunicación durante un período de tiempo determinado previamente fijado.

Estas campañas son diseñadas de forma estratégica para impactar en un grupo de sectores y resolver algún problema crucial. Se trata de un plan a corto plazo que, normalmente, funciona durante un año o menos.

Ahora que ya tienes más claro el funcionamiento de una campaña publicitaria, te estarás preguntando: ¿por qué no usar todos estos medios para dar a conocer mi negocio y hacer crecer mis ventas?

Por este motivo, hemos decidido realizar esta pequeña guía con los cinco pasos más básicos para realizar una buena campaña publicitaria:

Pasos para realizar una campaña publicitaria


 

¿Qué pretendes conseguir?

Este es el error más grande que cometen la mayoría de emprendedores que deciden crear una campaña publicitaria: no saber exactamente qué es lo que desean conseguir con esa publicidad.

Si estás un poco perdido en este punto, aquí tienes algunos motivos concretos para crear una campaña de publicidad:

  • Dar a conocer un nuevo producto.
  • Posicionar tu empresa.
  • Incrementar las ventas.
  • Atraer más público a tu tienda online o local (intentar fidelizarlos)
  • Para competir con el resto de empresas.

 

¿A quién va dirigida?

Debes conocer bien qué es lo que ofreces y a quién le interesa ese tipo de producto o servicio, es decir, debes definir cuál es tu target, o dicho de otra forma, cuáles son tus clientes potenciales.

Conocer este tipo de datos nos ayudará a saber cuándo, cómo y dónde insertar nuestra publicidad.

Por ejemplo, si pretendes vender un juguete para niños, sería poco inteligente poner un anuncio durante la madrugada en canales con programación para adultos. Lo ideal sería fijarlo aprovechando una pausa publicitaria que se produzca en un canal de dibujos animados, a una hora que la mayoría de niños estén viendo la televisión.

 

¿Con cuánto presupuesto cuentas?

Ahora debes decidir cuánto dinero vas (o puedes) invertir en tu campaña publicitaria. Quizás seas el dueño de una empresa con buenos beneficios cada año, y puedas permitirte el lujo de anunciarte por televisión, pero también cabe la posibilidad de que seas un pequeño emprendedor que acaba de empezar y aún no puedas gastar demasiado dinero en este apartado.

No te preocupes, hoy en día a través de las redes sociales y de campañas virales se pueden conseguir unos resultados increíbles a un precio muy reducido. De hecho, si se te ocurre una idea magnífica posiblemente puedas obtener beneficios a coste cero.

 

Lanza tu campaña

Una vez hayas realizado todos los pasos anteriores llega el momento de la verdad, el momento de que sea el público quien juzgue si has realizado una buena campaña publicitaria o no.

A estas alturas ya habrás decidido en qué medios publicitarte, pero ahora toca pensar tanto en la fecha de inicio y final de la campaña como en cuántas veces te interesa que se repita tu mensaje en cada sitio a lo largo del día. Es importante hallar un equilibrio, piensa que si eres demasiado repetitivo cabe la posibilidad de que termines aburriendo a tu público objetivo.

 

Evaluación de resultados

Llegamos al último paso, pero no por ello menos importante. La evaluación de resultados es vital para saber si tu campaña publicitaria ha funcionado o no, y así saber qué debemos modificar para próximas campañas o qué debemos mantener igual.

Un buen indicador podría ser comprobar si han aumentado las visitas a tu local o a tu negocio online, si se ha producido un incremento de ventas, si tu número de seguidores en las redes sociales ha aumentado o si notas que más personas te preguntan acerca de tus productos y servicios.

Por último, te sugiero que si alguien hace una compra y menciona que se debe a que ha visto tu publicidad, te animes a preguntarle qué es lo que le convenció del anuncio y qué es lo que mejoraría. De esta forma, podrás llegar a conocer mejor los gustos de tu público objetivo, y ahorrarás tiempo a la hora de realizar futuras campañas publicitarias.